Julio Lima, 26 años, #Saraguro

Julio Lima photo web 2

“Soy criminalizado por defender los derechos del pueblo Saraguro y por defender los derechos de los y las ecuatorianas. Nosotros no fuimos detenidos por cometer un crimen, esto es una persecución política.”

 

Mi nombre es Julio Aurelio Lima, tengo 26 años, soy agricultor y vivo en Saraguro.

Desde el 2011 he ejercido distintos cargos dentro de mi comunidad. He sido dirigente de la comunidad de GERA, secretario y presidente de cabildo. Desde el 2015 soy el vicepresidente de la Coordinadora de Organizaciones del Pueblo Kichwa Saraguro CORPUKIS.

El día 13 de agosto el pueblo de Saraguro, viendo las injusticias que existían en el Ecuador para los sectores más vulnerables como somos los indígenas, campesinos y trabajadores decidimos salir a las calles a ejercer nuestro derecho a la resistencia.

Son muchos los motivos que nos hicieron salir, entre ellos el cierre de los Centros Educativos Comunitarios, la realidad que viven los jóvenes de Saraguro y el Ecuador de la falta de acceso a las universidades. También nos indigna la aprobación de la Ley de Tierras y la Ley de Agua que no responde a las necesidades de las comunidades campesinas, sino a las necesidades de la gran explotación extractiva y el desarrollo capitalista del país.

El día 17 de agosto continuamos con nuestra protesta, pero cuidamos de no afectar a los feligreses de la procesión de la Virgen del Cisne.

Planteamos un dialogo con las autoridades de la Provincia de Loja pero no recibimos ninguna respuesta, lo que recibimos fueron bombas de gas lacrimógeno.

Después de la sabatina del 15 de agosto, en la que el gobierno dio una orden a las Fuerzas Armadas para despejar las vías, comenzó la violencia más dura.

El ejercito actuó de una forma brutal. Perdimos la confianza en la policía nacional y en las fuerzas armadas. Entraron en nuestros territorios comunitarios, en los que la Constitución garantiza nuestra autodeterminación. Ingresaron a romper las puertas, a lanzar bombas dentro de las casas y a detener arbitrariamente a la gente.

Yo no fui detenido, pero soy dirigente, y estuvimos con nuestros compañeros. Ahora soy procesado por haber salido a exigir nuestros derechos. Soy criminalizado por defender los derechos del pueblo Saraguro y por defender los derechos de los y las ecuatorianas. Nosotros no fuimos detenidos por cometer un crimen. Esto es una persecución política.

Por eso el pueblo de Saraguro mantiene su unidad y continua con las actividades para tratar de que se pueda construir un Estado diferente, donde no existan las desigualdades sociales, donde no exista este modo de represión desde la Fuerza Pública

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PersonalTrainerCertification.us