Victor Villegas #Orellana

Victor Villegas #Orellana

Fue terrible, una chica que estaba ahí se estaba asfixiando , estaba que se moría ahí en el piso, se revolcaba porque no podía respirar. Yo traté de ayudarla, fui a buscar una ambulancia para que le ayude y nos toco coger a la chica del suelo, subirla y en eso vinieron los señores policía y me detuvieron con mucha violencia.

Mi nombre es Víctor Hugo Villegas López, soy padre de familia, esposo. Trabajaba en el gobierno provincial de Orellana dese hace 4 años y medio. Tengo dos nenas de 13 y 11 años que están estudiando. Debido a mi detención, perdí mi trabajo y ahora mi familia está sin un sustento.

Nosotros salimos a las calles porque vimos necesario levantar nuestra voz de protesta por las principales problemáticas que vivimos.

Lo que nos llevó a alzar nuestra voz

Acá en Orellana no hay una Universidad, desde hace años atrás, con estas actitudes de abandonar a los pueblos se nos dejó sin una Universidad en la provincia de Orellana. Nuestra juventud tiene que salir fuera de la ciudad a estudiar de 3500 estudiantes bachilleres que salen, ni el 10 % llega a seguir su preparación universitaria por falta de recursos económicos, pues tienen que pagar arriendo, estadía, alimentación y realmente nuestra gente económicamente no tiene esa posibilidad, eso es lo que en primer lugar nos llevó a levantar nuestra voz de protesta pidiendo al gobierno que nos ayude. Este es el pedido de todo un pueblo que necesita mejores vías para sus hijos.

Otro problema es que desde hace años debían haber empezado a construirse 9 puentes, de los cuales ninguno ha empezado a construirse. Cada semana sufrimos accidentes de tránsito. Le llaman la vía de la muerte, no hay buena señalización, son unos puentes súper angostos que provocan accidentes. Esto nos llevó a que seamos escuchados, que necesitemos que el gobierno nos escuche las necesidades de nuestra provincia.

Ya habíamos hecho unas 5 o 6 marchas anteriores y habían sido pacíficas. Nosotros unos meses atrás de la marcha, dejamos a la señora gobernadora una propuesta de los requerimientos de nuestra provincia, lo hicimos con el aval del comité de organizaciones sociales de la provincia. Nunca fue escuchado, no le importó a la gobernadora, nunca hizo alguna gestión por tratar de ayudar al pueblo o por lo menos de llamar a una reunión de trabajo y ver de todos los puntos que le pusimos o a solucionar. Fue un documento que dejamos y como todo acá en nuestra provincia, quedó en el abandono.

Lo que sucedió ese día

EL día 21 de agosto salimos de igual forma por las calles de Francisco de Orellana en el Coca a manifestar nuestro desagrado. Salimos en una marcha pacífica.

Estábamos frente a gobernación con todas las vallas puestas a los costados de las calles y un miembro de la policía no se que le pasó, comenzó a echar gas pimienta a una señora de la tercera edad y eso nos fue molestando a la gente que estábamos ahí y le manifestamos que no estaba bien, que no debía haber hecho con la señora que estaba pegada a las vallas y se molestó más el tipo y lo hizo con todas las personas que estaban en frente. Ya enardeció eso a la gente que estábamos ahí.

Nosotros no podíamos hacer nada, nosotros no teníamos armas, no teníamos toletes, no teníamos absolutamente anda, solo estábamos con nuestras banderas, flameando las banderas del país de Ecuador.

Comenzaron a darnos con los toletes, uno de esos me causó una herida en la cabeza a mí y mis compañeros me querían levar a un hospital pero yo por estar apoyando a la gente que estábamos ahí, no me quise ir. Luego me llevaron al cuerpo de bomberos a hacerme una curación, por suerte no era profunda la herida y seguí apoyando a mis compañeros.

Seguíamos en la manifestación y nosotros ya retrocedíamos hacia el parque central del Coca. Luego comenzaron echar mucho más gas, los miembros ya no sólo de la policía, sino refuerzos militares. Me parecía que una forma exagerada, porque nosotros habíamos como 100 o 200 personas que estábamos marchando normal.

Los otros días ellos nos acompañaban en la marcha y no pasaba absolutamente nada, ellos estaban a nuestro alrededor y nosotros decíamos nuestras consignas y no llevaba a más cosas, pero ese día no sé que les pasó a ellos que empezaron a agredirnos. Lanzaron una cantidad terrible de gas, había personas adultas, niños.

Fue terrible, una chica que estaba ahí se estaba asfixiando , estaba que se moría ahí en el piso, se revolcaba porque no podía respirar. Yo traté de ayudarla, fui a buscar una ambulancia para que le ayude y nos toco coger a la chica del suelo, subirla y en eso vinieron los señores policía y me detuvieron con mucha violencia.

Nos llevaron detenidos a los 3 manifestantes que estábamos recluidos de la libertad. Nunca nos leyeron nuestros derechos constitucionales, hasta el día de hoy, así esté en libertad, nunca me leyeron mis derechos

Nos llevaron a Lago Agrio escoltados como por 60 policías, como si fueramos terroristas. No se que tenían ellos. Tenían algún problema ellos o les informaron mal acerca del asunto nuestro. Estuve 40 días recluido.

Cuando estuve en la noche detenido quería darme una ducha y al momento de bañarme ahí en la cárcel, seguía mi herida sangrando y le dije al guardia que hable con el jefe para que me lleve al hospital a cocer porque seguía la herida brotando sangre. Dijo que no, se comunico con el jefe. Luego dijo que no importaba que me quede nomas ahí que ya me ha de pasar, y con poquito de papel higiénico me toco seguirme aplastando la herida para que se vaya cicatrizando, para que deje de salir sangre.

Las condiciones de la cárcel son terribles, no se tiene agua, y la que hay, es amarillenta y con eso nos tenemos que bañar. Hay hacinamiento. Existe mucha gente inocente dentro. Se nos trata como si no fuéramos humanos.

El gobierno quiere seguir intimidando a la gente. En el caso mío, ni me intimido ni me intimidará porque mi lucha va a continuar por los derechos del pueblos, por el derecho de la ciudadanía y por mis propios derecho y los de mi familia

1 Comentario

  1. Nada pues, después de leer con atención el testimonio del compañero Víctor Hugo Villegas López, me bine a la memoria las múltiples ocasiones en que la ciudadanía de Orellana nos declaramos en resistencia en forma pacifica, con las únicas armas que son pancartas consignas gritos y nuestros cuerpos como banderas de lucha, cuando de pronto de la nada aparecían grupos de élite, GIR, y esos nombres raros que le ponen a los grupos de operaciones especiales, arremetían contra toda persona ahí presente sin importar que fueran mujeres, niñas/os ancianas/os o si estaban o no en las medidas de resistencia, y hasta que no salga un muerto o un herido de gravedad, que no se terminaba la represión, de esta forma tenían el argumento para acusar a las persona de resistencia contra la autoridad, falta de respeto o agresión a la autoridad, o simplemente atentar contra la seguridad del estado, Terrorismo secuestro o lo que se les antoje, por que están seguros que tienen unas autoridades nacionales que siempre les van a echar por tierra cualquier acción que emprendan las/os afectadas/os y la segunda intención es que otras/os no vuelvan a hacer lo mismo so pena de verse envueltos en cualesquiera de las medidas antes descritas

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PersonalTrainerCertification.us